El país que queremos

#MxMigraciónHoy

Ante las problemáticas de Movilidad Humana

El pasado 22 de Noviembre de 2014, Cuauhtémoc Cárdenas presentó el documento Por México hoy, en el que se plantea la necesidad de superar los actuales problemas del país y llegar, si así se decidiera democráticamente, a la formulación de una nueva carta constitucional.

Para arribar a ello, se debe tener claro un proyecto de nación, precisar los cómos, las estrategias, los caminos para llegar a la discusión y aprobación de un proyecto de nueva Constitución, y construir una fuerza política mayoritaria que impulse el proyecto y logre su aprobación mediante procedimientos democráticos.

Toca, por tanto, construir un gran encuentro plural que impulse los cambios que requiere el país y los que reclama el pueblo, que mueva conciencias y articule una amplia unidad social y política. No es una alianza electoral y sí una oportunidad de diálogo entre espacios alternativos hacia la construcción de las condiciones para enfrentar la regresión que vive México, contribuyendo a frenar la violencia y la grandes problemáticas del país.

En esta tarea, es necesario considerar la participación coordinada de los tres Poderes y de los diferentes órdenes de gobierno, de la sociedad organizada, de los sectores académico, educativo, económico, de la salud, de los medios de información, de la gente a partir de su actividad laboral y su lugar de residencia. Resulta indispensable empezar con el saneamiento del sistema judicial, de la Suprema Corte para abajo, rediseñar las corporaciones policiacas, creando instrumentos de control civil y parlamentario de los órganos de inteligencia del Estado, y crear un sistema policial nacional con facultades, competencias y concurrencias bien definidas. En ningún momento debe cesar el reclamo de que se presenten con vida los estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala y los miles de desaparecidos en todo el territorio nacional, no se pueden dejar de lado los asesinatos de decenas de periodistas, de miles de desaparecidos, etc.

Todas las posiciones ante el proceso electoral son válidas, por ningún motivo debe ser ésta razón para dividirse frente a la necesidad prioritaria de enfrentar con fuerza los otros graves problemas del país. Habrá que organizarse para impulsar este procedimiento, que implicará una importante movilización popular.

Para las tareas de mediano y largo plazos, debemos pensar en desatar una amplia discusión, por todo el país, sobre el proyecto de nación que aspiramos a edificar. En este caso, debemos abordar las problemáticas que desde la movilidad humana impactan a la población y construir una propuesta de nación.

Desde el Colectivo Migraciones para las Américas, la Red Mexicana de Líderes y Organizaciones de Migrantes, la Red de Albergues y otros espacios que abordan las problemáticas, conformados por personas, organizaciones y redes con una con trabajo sólido y sistemático en áreas de defensa jurídica, organización de y por migrantes, capacitación, investigación, atención, promoción del desarrollo local transnacional, queremos hacer una propuesta.

Las problemáticas de las personas migrantes de tránsito por México, o de las que retornan de manera voluntaria u obligada de Estados Unidos, las de las personas que deciden dejar sus comunidades de origen por violencia, búsqueda de una mejor calidad de vida o cualquiera que ésta sea, la de las personas que deciden venir a vivir a México o aquellas que se ven obligadas a transitar por el territorio nacional desplazadas por la inseguridad y la violencia en sus países, deben ser abordadas desde una perspectiva de derechos. La apuesta de las poblaciones es a que la libre circulación de las personas trabajadoras se incorpore a los acuerdos regionales de libre comercio que se han firmado entre los países de la región, y que los gobiernos regionales y locales, ejerzan políticas públicas que aseguren la protección de quienes migran y el acceso al buen vivir de quienes eligen quedarse.

Lo anterior sería, entre otros, un avance hacia la homologación salarial, el incremento de las capacidades de las personas trabajadoras, y un paso importante a favor de los Derechos Humanos de las poblaciones migrantes. Mientras esto no suceda, todas las demás leyes y políticas solo paliarán la situación.

En el 2011 se aprobó la Ley de Migración, en el 2014 el Programa Especial de Migración; sin embargo, esto resultado insuficiente aún para proteger y garantizar los derechos de las personas migrantes. Temas como alternativas a la detención, regulación y regularización migratoria, reforma del Instituto Nacional de Migración, acceso a políticas sociales y económicas con enfoque de derechos en comunidades de origen, acceso a la educación, derecho a la identidad, reinserción comunitaria y laboral de mexicanos retornados, migración temporal, reunificación familiar, entre otros, son temas que se deben abordar desde la legislación y la política pública a la luz de los derechos de las personas migrantes en cualquiera de las dinámicas de movilidad; incluso el desplazamiento por inseguridad que se vive en varias localidades del territorio nacional, debe ser abordado como una de las problemáticas más fuertes que enfrentamos como país.
Instituciones fuertes y la vigencia del Estado de Derecho deben preceder a políticas de Estado y a leyes Justas que se enmarquen en la legislación internacional que México ha firmado y ratificado en materia de derechos humanos.

Ante los grandes vacíos institucionales y la grave crisis humanitaria en materia de movilidad humana ¿Qué proponemos de manera ambiciosa desde la ciudadanía?
¿Qué elementos tendrían que considerarse para discutir una nueva Constitución Mexicana, donde la movilidad humana se ejerza como parte de la vida pública? ¿A qué debemos aspirar como base sólida para construir un proyecto de nación en un marco global de fuertes crisis? ¿Cómo se debe colocar México en el debate de movilidad humana ante las agendas globales?